Las principales plataformas de póker cuentan con sus propias bases de datos con jugadores cuyo acceso está restringido de manera temporal o permanente por la ejecución de acciones injustas provocadas para romper el equilibrio de las partidas y sacar un beneficio a costa de una táctica o acción injusta.

Partypoker, como cualquier otra plataforma dedicada a la organización de partidas competitivas, vela por la seguridad y el mantenimiento de las mesas que se encuentran activas bajo su paraguas, y la elaboración de lo que coloquialmente se conoce como una lista negra o “blacklist” no hace sino ayudar a gestionar mejor todo lo relacionado con la equidad en el juego.

¿Hay una lista negra en Partypoker?

En realidad, una lista negra no es más que un instrumento que permite mantener al día todos los datos relacionados con las trampas, así como mantener actualizados los datos de quienes han sido los probados autores de tales acciones que atentan contra el juego justo. Agilizando este proceso se consigue una mayor efectividad, algo por lo que siempre se ha caracterizado Partypoker.

La elaboración de una lista negra permite llevar a cabo las acciones necesarias durante el periodo de tiempo estipulado, garantizando que la plataforma toma las medidas oportunas de manera justa y acorde a la proporción de la acción. Además, eso también hace que llevar un control sobre las sanciones y los tiempos de aplicación sea mucho más fácil, evitando errores que afecten a jugadores cuya situación con la plataforma haya quedado regularizada.

No obstante, y aunque Partypoker es la responsable de tomar las medidas que considere oportunas para velar por el juego justo, es importante que sean los propios jugadores quienes pongan en conocimiento de la plataforma cualquier acción irregular, dado que son los que se encuentran en primera línea y quienes están en contacto directo con los infractores.

Reportando estas acciones, el personal técnico de Partypoker puede acotar la búsqueda del jugador que ha cometido la irregularidad, llevar a cabo una investigación y permitir aplicar las correspondientes medidas a la mayor brevedad para preservar la equidad y el juego limpio en las mesas.

Aunque Partypoker, como cualquier otra plataforma, no puede compartir ninguna evidencia específica relacionada con los procesos de investigación que lleva a cabo por motivos de seguridad, sí cuenta con los recursos necesarios para llevar un control sobre las mesas, investigando los reportes que los jugadores les hacen llegar y manteniendo el control del juego justo en todo tipo de partidas.

Partypoker además garantiza que los infractores no vuelvan a hacer de las suyas en futuros eventos de la plataforma agregándolos a la lista negra para eventos LIVE, impidiendo el acceso de los mismos para velar por la equidad en las partidas en vivo.

Desafíos que plantea la creación de una lista negra

El debate sobre una lista negra global compartida y sincronizada para impedir el acceso de tramposos a cualquier evento de póker online en cualquier plataforma sigue presente. Para muchos es una buena idea, aunque hay que mencionar que llevar a cabo una blacklist mundial representa todo un desafío.

Los puntos críticos que afectarían a esa hipotética lista negra global son los siguientes:

  • Infraestructuras de red. El primer punto crítico es el de la infraestructura y la logística. Porque a través de la nube la sincronización se podría llevar a cabo en cuestión de segundos, pero hace falta que esa lista negra mundial contase con medidas de seguridad ultra avanzadas para evitar cualquier pirateo o manipulación indebida.
  • Legislación por países. Las plataformas de póker ajustan ciertos parámetros de su dinámica en base a la legislación vigente en cada país, creando además versiones diferentes para distintos mercados si cuentan con los recursos suficientes. Y precisamente son las diferencias en la legislación de cada país las que impedirían tomar las mismas medidas para castigar las acciones punibles en caso de contar con una lista negra global. Lo que en un país es ilegal, en otro puede estar permitido o no ser tan grave, lo que rompería la unidad y, por tanto, la igualdad en las sanciones.
  • Protección de Datos. Ojo, porque algunos espacios como la Unión Europea tienen su propia legislación al respecto y, a fin de preservar los datos de los usuarios, una lista global con datos personales cruzados con otros países del mundo sería directamente imposible. Algunas iniciativas pueden morir incluso antes de llegar a ser una mera propuesta, un escollo que no busca más que proteger al consumidor.
  • ¿Qué pasa con los baneos erróneos? No es la primera vez que una plataforma o empresa comete un error expulsado de sus servidores a un usuario de manera injusta, echando por tierra su progreso sin motivo. ¿Cómo se soluciona eso? ¿Se puede revertir? ¿Cómo se compensa al afectado? Es algo que habría que contemplar, además de aplicar mecanismos para subsanar rápido cualquier error. En una blacklist mundial, un baneo erróneo puede tener graves consecuencias para el afectado.